El interés de los consumidores por alimentos más saludables provocó el incremento de las ventas de esta compañía de nueces finas.

La comercializadora colombiana de alimentos saludables, Del Alba, registró un crecimiento del 41 % en sus ventas, así como un incremento del 65 % en sus exportaciones en este mismo periodo, en 2020, con respecto a 2019, según dio a conocer, pese a la pandemia del COVID-19, que ha afectado en su mayoría a la economía colombiana.

Este logro se dio gracias a la tendencia de consumo de alimentos más saludables, para fortalecer el sistema inmune. Por ejemplo, el año pasado la empresa lanzó las cremas (esparcibles) de almendras, marañón y mezcla de nueces, productos que tuvieron buena acogida en el mercado colombiano.

“El hábito de consumir snacks a lo largo del día estaba en ascenso desde antes de la pandemia; sin embargo, tuvo un crecimiento acelerado debido a la practicidad. Anteriormente, la comodidad era el foco principal al momento de comprar este tipo de alimentos, pero ahora los consumidores buscan snacks más saludables que también se adapten a su estilo de vida y dietas alimenticias”, dice Blanca Hernández, experta del consultor internacional WGSN.

La tendencia

Es de destacar que los alimentos saludables se están convirtiendo en hábito: 78 % de los colombianos lee las etiquetas de los productos que consume, de acuerdo con estudio de Nielsen. Por tanto, los consumidores están en la búsqueda de alimentos con beneficio a la salud.

Por ejemplo, distintos estudios indican que las nueces ayudan al sistema cardiovascular. Las nueces de macadamia tienen propiedades que reducen el estrés oxidativo, la inflamación y el colesterol y los pistachos reducen los niveles de azúcar en la sangre y son ricos en betacaroteno y luteína.

“Gracias a un mayor acceso a la información, que ha llevado a tener más conciencia sobre el impacto de una buena alimentación en la salud, los colombianos tienen hoy como prioridad sus hábitos alimenticios y encuentran una oferta mucho mayor de productos saludables”, explica Jaime Dorronsoro, fundador y gerente de Del Alba.

Los marañones, por su parte, son ricos en vitamina K (puede contribuir a una coagulación sanguínea normal y a tener huesos sanos) y minerales como hierro (apoya la función inmunológica normal), magnesio, fósforo, zinc, manganeso y cobre; y el maní es rico en vitaminas B3, B6 y magnesio, y puede mejorar la circulación en el cerebro y la función cognitiva.

Lea también: ‘Los consumidores son cada vez más conscientes de la nutrición saludable’ 

Los productos de Del Alba, principalmente snacks de nueces finas y granos saludables, son horneados (no fritos), antioxidantes, ricos en fibra y proteína, libres de organismos genéticamente modificados (Non-GMO), sin químicos, conservantes o colorantes, sin colesterol y grasa trans, sin gluten, y certificados HACCP, BMP y Kosher.

“Algunas de las tendencias que vienen con mayor fuerza son snacks densos en nutrientes que muchas veces ayudan a los consumidores a sustituir comidas cuando les falta tiempo, snacks veganos que imitan carne y queso, innovación en los sabores por medio de inspiración en la culinaria global y marcas de aperitivos impulsadas por valores éticos y sostenibles que reflejan las creencias de sus consumidores”, explica Hernández.

La apuesta de la compañía

Adicional a seguir desarrollando productos, Del Alba ha realizado proyectos, de la mano de los campesinos, para impulsar el comercio local, socializando también el respeto por el medio ambiente.

De hecho, un estudio de Nielsen revela que el 87 % de los latinos cambiaron sus hábitos de consumo para reducir su impacto en el medio ambiente, una tendencia que ha llevado a las compañías a adaptarse y ofrecer en sus productos este tipo de requerimientos.

“Ante toda adversidad, debemos mantener nuestra esencia. Estamos comprometidos con generar bienestar en toda la cadena de suministro, clientes y socios al brindar alimentos naturales y saludables producidos de forma responsable con el medio ambiente y generando a su vez rentabilidad, empleo y desarrollo en el ecosistema que nos rodea”, afirma Paola Dorronsoro, gerente financiera de Del Alba.

“Los retos que trajo consigo la pandemia, que además ha causado enormes heridas en nuestro tejido social, nos reafirmaron lo importante que es priorizar la salud y el bienestar, así como nuestra convicción de que más que nunca es importante apoyar a las empresas colombianas y consumir local para apoyar el crecimiento y reactivar nuestra economía”, agregó la ejecutiva.

Le puede interesar: Publican ranking de las compañías de alimentos más éticas del mundo