En tiempos del nuevo coronavirus, las empresas del sector alimentario requieren conceptos fiables de limpieza, le presentamos tres imprescindibles.

La producción, el almacenamiento y el transporte de alimentos están sometidos a directivas y normas sumamente estrictas durante la emergencia de salud generada por el COVID-19. Para que las empresas puedan cumplirlas necesitan, entre otros, conceptos de limpieza fiables.

La combinación adecuada de equipos, productos y métodos de limpieza, además de los accesorios oportunos, son esenciales para ello. Se utilizan aspiradores en seco y en húmedo, aspiradores para uso industrial, barredoras y fregadoras-aspiradoras, sistemas de limpieza con hielo seco, instalaciones de aspiración, y tecnología de vapor de agua caliente y ultra alta presión.

Le puede interesar: Desinfectantes avalados contra el COVID-19

Además del cumplimiento de las normas de higiene y seguridad en el trabajo, la eficacia y una integración perfecta en la fabricación son factores de éxito. Los cuatro conceptos de limpieza a continuación son imprescindibles en toda planta de producción en la industria de alimentos en tiempos del COVID-19:

1. Elegir los equipos adecuados

En términos de equipamiento, para poder llevar a cabo el proceso de limpieza de manera eficaz, muchos rastros apuestan por una instalación de alta presión estacionaria entubada y conforme al concepto HACCP con varios puntos de uso, que permite activar varias lanzas de alta presión al mismo tiempo y realizar los trabajos muy rápidamente.

Además, se reduce el espacio ocupado y no se corre el peligro de que los equipos móviles introduzcan gérmenes.

En los lugares de difícil acceso como, por ejemplo, las juntas entre baldosas, los limpiadores de vapor garantizan la máxima limpieza, pues gracias al vapor caliente se puede eliminar eficazmente la suciedad resistente, como grasas, aceites o cal, que son el medio de cultivo de gérmenes y bacterias.

2. Limpiar las bandas transportadoras

Para limpiar la suciedad de las bandas transportadoras y los equipos de producción, como lo son restos resecos de masa, en la limpieza a fondo a menudo se trabaja con hielo seco, un procedimiento de pulverización de partículas en el que se utilizan pellets de CO2 como agente abrasivo.

Con un chorro de aire comprimido, los pellets se expulsan a una velocidad que puede igualar a la del sonido y se evaporan inmediatamente tras golpear sobre la superficie que se está tratando. Además, partes del dióxido de carbono congelado penetran en las grietas de la costra de suciedad, se evaporan aumentando su volumen 700 veces y la desprenden.

La ventaja es que la limpieza se realiza rápido, a fondo, en seco y de manera respetuosa. Los componentes sensibles de las instalaciones de producción, como los motores o las válvulas, no sufren ningún daño.

Se utiliza una vez más agua, en la limpieza final diaria de las instalaciones de producción. Para ello se utilizan, al igual que en los rastros, instalaciones de alta presión estacionarias con varios puntos de uso, o bien equipos móviles individuales.

Por ejemplo, en las panaderías, en concreto en las cocinas en las que se colocan los panes, también se limpia en húmedo con equipos de alta presión y fregadoras-aspiradoras.

3. Identificar los lugares críticos

En las plantas de alimentos y bebidas aparecen polvos finos que se pueden eliminar con aspiradores móviles conformes a la Directiva ATEX. Los depósitos, recipientes y tuberías que constituyen un circuito cerrado se pueden limpiar internamente con instalaciones de autolimpieza fijas denominadas «instalaciones Cleaning-in-Place».

En los depósitos y recipientes abiertos, a menudo se utilizan soluciones de alta presión. En la limpieza exterior y en las paredes y pisos alicatados se utilizan instalaciones de alta presión estacionarias con múltiples conexiones.

En casos específicos como el de las cervecerías, existe una humedad del aire muy elevada, los lugares críticos se tratan con limpiadores de vapor a fin de evitar la formación de moho. Tras la limpieza, se aspira completamente el agua sobrante con fregadoras-aspiradoras estrechas que se pueden manejar sin dificultad por pasillos estrechos.

Otro desafío se esconde tras la espiral creciente de precios y el requisito de mantener una calidad elevada y constante en las labores de limpieza. Por tanto, en tiempos de la emergencia generada por el COVID-19, la industria requiere soluciones que ayuden a realizar los trabajos de limpieza diarios de planta con la máxima eficacia.

Con información de Kärcher

También le puede interesar: Invima publica guía para autorización de productos antisépticos y desinfectantes