Investigadores de la Universidad de Flinders construyeron y probaron sensor fluorescente para medir la tasa de deterioro en el salmón del Atlántico, y podría ser replicable en otros alimentos del mar.

Los métodos actuales para detectar el deterioro de los alimentos provenientes del mar aún pueden ser mejorados para asegurar la correcta manipulación.

Para mitigar esto, Jian Qin y el profesor Youhong Tang de la Universidad de Flinders han construido y probado un sensor fluorescente de estado sólido cargado en papeles de filtro que puede medir de manera instantánea y precisa la tasa de deterioro en el salmón del Atlántico, y puede aplicarse fácilmente a otros mariscos.

El profesor Jian Qin dice que este simple dispositivo podría volverse comercialmente viable y permitir un monitoreo en “tiempo real” del deterioro de los productos del mar para garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores.

También le puede interesar consultar nuestra guía de proveedores especializada en alimentos e ingredientes

Estiman que este dispositivo puede ser un gran ahorro de costos para la industria pesquera y los minoristas, ya que el deterioro representa al menos el 10% de toda la producción de mariscos.

La idea de esta idea de tecnología de análisis de deterioro es comprender que las aminas biogénicas desempeñan una función fisiológica importante de las células vivas, pero un alto nivel de aminas biogénicas en los mariscos tiene un impacto adverso en la salud humana y puede causar intoxicación alimentaria.

“Las aminas biogénicas se han convertido en indicadores importantes para la evaluación de la frescura y comestibilidad de los alimentos, y la lectura de estas aminas se puede realizar mediante un método simple y rentable utilizando papeles de filtro cargados con un AIEgen, como el derivado de dihidroquinoxalina (H + DQ2). , para monitorear el deterioro del salmón.” explica la investigación de la universidad

La investigación encontró que a medida que aumentaba el deterioro en las muestras de salmón, provocando más vapores de amina, también lo hacía la intensidad de las lecturas en los papeles de filtro tratados.

“Este estudio proporciona una forma rápida y sencilla de probar el vapor de amina del pescado y proporciona información de referencia para desarrollar un método in situ y fácil de usar para evaluar la calidad de los productos del mar para los clientes”, dice el profesor de Ingeniería de Materiales Youhong Tang, de Flinders Instituto Universitario de Ciencia y Tecnología a Nanoescala e Instituto de Investigación de Dispositivos Médicos.

El equipo de investigación realizará más pruebas de optimización en las tiras de papel y la carga de AIEgen, para proporcionar una solución más robusta para el uso diario en aplicaciones comerciales. También quieren alinear las tiras de papel cargadas de AIEgen con aplicaciones de teléfonos inteligentes para transferir información para una evaluación cuantitativa.