Uno de los temas más preocupantes y comunes en la industria alimentaria es el riesgo de infección causada por patógenos. Es por eso, por lo que la seguridad y la calidad de las materias primas procesadas son la máxima prioridad para las empresas. Las estrictas regulaciones para la producción de alimentos hacen que la industria alimentaria sea bastante compleja.

El brote de COVID-19 volvió a enfatizar los riesgos asociados con el consumo de productos contaminados, especialmente carne. Esto, a su vez, generó aún más preocupaciones en los clientes y cambios en la demanda de los productos.

Sin embargo, estos no son los únicos desafíos a los que se enfrentan las empresas productoras de alimentos. Analicemos las amenazas y consideremos soluciones factibles a ellas.

Problemas de cumplimiento y normativas

Debido a las consecuencias de COVID-19, ha habido una presión sin precedentes sobre los procesadores de alimentos. Las medidas intensificadas implican una mayor desinfección, limpieza, mayor control y transparencia dentro del ciclo de la cadena de suministro para evitar la contaminación. Por lo tanto, los productores de alimentos deben mantenerse informados sobre las regulaciones nuevas y asegurarse de que sus operaciones actuales cumplan con las pautas establecidas.

La aparición de sistemas ERP robustos permitió a las empresas de la industria alimentaria garantizar la calidad de los productos. Por ejemplo, 1C:Drive ERP Solution puede automatizar el monitoreo del procesamiento y envasado de alimentos crudos, así como la gestión de las condiciones de temperatura en el almacenamiento. Además, podrá recopilar documentación de almacenamiento detallada y crear informes específicos para los organismos reguladores.

Interrupciones de la cadena de suministro y cambios del mercado

La industria de producción de alimentos es especialmente sensible en términos de cambios en la demanda. Una demanda insuficiente puede tener consecuencias devastadoras. Debido a la corta vida útil de productos como los lácteos, la carne y el pescado, el exceso de suministro puede provocar pérdidas económicas importantes, ya que todos los productos se convierten en basura en cuestión de días, mientras que el riesgo de contaminación aumenta a gran velocidad.

Hay varias causas de la inestabilidad de la demanda de estos productos en 2021. Por un lado, como resultado de las restricciones de la pandemia, ahora hay más personas comprando alimentos en las tiendas de comestibles y menos en lugares de consumo de alimentos públicos, como restaurantes. Por otro lado, como las personas están generalmente más preocupadas por un estilo de vida saludable y la amenaza del coronavirus, sus preferencias pueden cambiar; por ejemplo, tienden a comer menos carne y pescado.

Para satisfacer la demanda a tiempo, evitar el exceso de oferta y evitar el deterioro, los productores de alimentos pueden aprovechar con éxito los sistemas ERP diseñados para la industria alimentaria. Un sistema ERP adecuado permite a las empresas mejorar la trazabilidad de la fecha y el estado de los productos y materias primas: ya sean frescos, congelados o próximos a la fecha de caducidad.

Mala comunicación y operaciones obsoletas

La gestión de la cadena de suministro no tiene sentido sin una comunicación eficaz. Esto está directamente relacionado con la presencia de herramientas digitales actualizadas en las operaciones comerciales. La falta de colaboración, los informes manuales y las conjeturas impiden el crecimiento y la maximización de la rentabilidad. Teniendo en cuenta la corta vida útil de ciertos productos, estas prácticas son inaceptables.

Por lo tanto, las empresas de la industria alimentaria deben aspirar a proporcionar a su negocio una cadena de suministro totalmente conectada.

Con el sistema ERP, todas las etapas importantes dentro de la cadena de suministro estarán conectadas, proporcionando así una mejor comunicación entre las partes. La integración automatizada de múltiples funciones comerciales agilizará el procesamiento de datos y minimizará los errores de entrada de datos manual.

Falta y absentismo laboral

Es importante mencionar que siempre ha habido una falta de mano de obra talentosa en la industria alimentaria. Desafortunadamente, el brote de COVID-19 solo agravó el problema. La industria es una de las que más sufre, ya que el número de empleados que dieron positivo es increíblemente alto.

Además, la situación generalmente influye en la salud mental del resto, genera ansiedad adicional y les da miedo de ir a trabajar. En consecuencia, la disminución del número de empleados detiene las operaciones necesarias y pone en peligro el negocio.

Las soluciones digitales para la optimización de los procesos comerciales también pueden abordar este problema. Con la automatización de algunos procesos críticos en las instalaciones, puede dar acceso remoto al sistema a algunos empleados, para que puedan trabajar desde casa. Pero hay que tener en cuenta que necesitarán una formación adecuada para explotar el software de la manera correcta.

Esto implica que

La transparencia de un extremo a otro en los procesos brinda un control total de la producción, brinda un alto nivel de servicio, mantiene los niveles de inventario lo más bajos posible y ayuda a entregar productos frescos en el momento adecuado y en los lugares adecuados.

Este nivel de eficiencia es mucho más fácil de lograr con la integración del sistema ERP en sus operaciones comerciales.


Rocket ERP es una empresa desarrolladora de software para optimizar todo tipo de procesos en la cadena de producción y otras áreas. Si desea contactarlos complete el formulario a continuación.