El reemplazo de grasa propone diversos obstáculos en la panadería y repostería, pues es un ingrediente esencial con un alto grado de complejidad en su procesamiento.

Los consumidores están adoptando un enfoque cada vez más holístico a su salud, tema que se ha visto potenciado debido al Covid-19. Es evidente que ahora los consumidores se centran más en una nutrición positiva para aumentar la resistencia del cuerpo y para mejorar el bienestar físico, mental y emocional; esto incluye la preferencia por alimentos y bebidas funcionales, rutinas de ejercicio y la protección del cuerpo ante las diversas amenazas a la salud.

Uno de los grandes cambios en paradigmas nutricionales se puede evidenciar en que ahora la nutrición positiva reemplaza en muchas ocasiones a los métodos reduccionistas que tradicionalmente lideraban el control de dietas. Según encuesta sobre salud y nutrición de Innova Market Insights en 2020, el 71% de los consumidores encuestados estuvo de acuerdo en que era importante o muy importante elegir alimentos y bebidas que mejoren positivamente la nutrición y ayuden a reducir la ingesta de productos altos en ingredientes poco deseados.

Precisamente para aportar en la búsqueda de una alimentación más saludable, los gobiernos de múltiples países alrededor del mundo han implementado medidas de regulación que ayudan a la toma de decisión más informada por parte del consumidor. Es así como gran parte de Europa, Latinoamérica y ahora Colombia cuentan con leyes de etiquetado frontal, donde se resaltan advertencias visuales, a modo de sellos, en aquellos alimentos altos en azúcares añadidos, sodio y/o grasas saturadas.

La Resolución 810 del 2021, que comenzará a regir a partir de diciembre del 2022, requiere que todos los productores de alimentos y bebidas decidan desde ahora cómo manejar sus productos, pudiendo acatar los sellos o adaptando sus fórmulas en caso de que les aplique la ley. Ambos escenarios imparten obstáculos para los productores, en especial la reducción de estos ingredientes con respecto al perfil sensorial de los alimentos y bebidas que hoy comercializan.

El reemplazo de grasa propone diversos obstáculos en la panadería y repostería, por ejemplo, pues es un ingrediente esencial con un alto grado de complejidad en su procesamiento. La grasa contribuye a la textura, sabor, olor, estructura, sensación en boca y al perfil sensorial del producto terminado. Además, la grasa soporta varios pasos de procesamiento entre el mezclado, temperatura e incluso congelamiento y descongelamiento de productos terminados.

Ingredion propone una solución ideal a estos obstáculos, con el lanzamiento de PRECISA BAKE 55, un ingrediente perfecto para reemplazar grasas en productos de panadería. Con este sistema de almidones se ha comprobado la experiencia y la pericia en formulación en una amplia gama de aplicaciones, desde galletas, tortas, pan, alfajores, e incluso en productos hojaldrados; brindando estabilidad en las formulaciones y un perfil sensorial óptimo para el consumidor.

Esto es de suma importancia, ya que según Innova Market Insights, los futuros lanzamientos se verán influenciados por aquellos consumidores que continúan buscando alimentos y bebidas que mejoren activamente la salud física y mental, con crecientes oportunidades para productos que tienen múltiples declaraciones de propiedades saludables, como salud intestinal, inmunidad, y reducción en múltiples ingredientes asociados con enfermedades.


Ingredion es una compañía global de ingredientes con diferentes soluciones para ayudarle a potenciar su producto sin sacrificar las propiedades sensoriales que los consumidores esperan. Si desea más información en innovación y productos de Ingredion para la industria de alimentos, diligencie el siguiente formulario.