En medio de la creciente tendencia a incorporar diferentes tipos de proteínas en la dieta diaria que a su vez proporcionen una experiencia gastronómica memorable, el flexitarianismo sigue ganando espacio como estilo de vida entre los consumidores.

Hoy en día, existen consumidores cada vez más flexibles en cuanto a su selección de alimentos y sabores a incorporar en sus platos, buscando un perfecto balance entre lo que creen, lo que consumen y lo que disfrutan. Es ahí donde nace el flexitarianismo.

Esta tendencia, que ha venido creciendo en los últimos años, combina lo mejor de los dos mundos pues en ella se obtiene una gran indulgencia de los productos derivados de plantas para que tanto el momento de preparación de la comida como su consumo, proporcionen una experiencia sensorial placentera.

“Según Globaldata, el mercado de proteínas alternativas en Colombia cerró el 2020 con $97 mil millones de pesos”, dijo en conversación con la revista IAlimentos, María Paulina Salazar, Market Insights Specialist de Griffith Foods.

De hecho, un estudio adelantado por esta compañía global de ingredientes destaca que, durante la pandemia, el 24 % de los consumidores afirmó comprar menos carne y el 17 % está comprando más alternativas.

Pero ¿qué significa esta tendencia? Ciertamente, un desafío para la industria de alimentos y bebidas, que no solamente debe potenciar productos compuestos de elementos saludables, sino que debe hallar homólogos con cualidades organolépticas que conquisten el paladar de los compradores.

Las claves de estos desarrollos

Griffith Foods trabajó durante varios meses, teniendo como resultado la proteína alternativa, a base de plantas, FLEXI, una línea de productos que lanzaron bajo su propia marca, Custom Culinary® Chef’s Own™ Plant Based, que se ajusta a los requerimientos del nuevo consumidor.

“Se desarrollaron múltiples formulaciones con diferentes ingredientes que tuvieran una sinergia entre ellos para lograr una apariencia, textura y mordida similar a productos de origen animal. Para el tema del sabor se trabajaron con maskings (enmascaradores) y Top Notes característicos, que ayudan a obtener un sabor similar al de origen animal”, explicó Carolina Trujillo, Senior Food Scientist Protein Segment.

De modo que, de esta labor, surgieron cuatro productos que no requieren refrigeración para su almacenamiento, pues vienen en presentación en polvo, y con tan solo hidratarlo con agua helada y una gota de aceite, se obtienen productos a base de plantas como hamburguesa sabor a res, sabor a pollo, kibbes y carne molida de res.

“Los productos desarrollados tienen dentro de la formulación grasas o aceite de origen vegetal para mejorar la palatabilidad del producto. Un grupo Técnico Global está actualmente trabajando para tener alternativas de ingredientes que mejoren aún más la jugosidad y sensación de grasa en los productos plant-based”, indicó, al respecto, Trujillo.

Adicionalmente, el grupo de científicos logró que estas proteínas alternativas tuvieran los componentes necesarios para un consumidor que busca ser más saludable, gracias a que los nuevos productos son altos en proteína, sin sabores artificiales, altos en fibra y no contienen GMS.

¿Qué se espera del mercado?

Pese al avance y popularidad de este tipo de productos, aún es evidente que las proteínas plant-based son costosas, por lo que los productores tienen como reto aumentar la oferta y alcanzar un precio competitivo frente a las de origen animal, según expresó Karla Torres, Market Segment Specialist.

flexi2 300x169“Es una cadena. En la medida en que se incremente la demanda de proteínas alternativas, habrá más oferta de proveedores de materias primas y con el tiempo se vuelve un mercado más democratizado. Sin embargo, nuestros precios son muy cercanos a la carne premium de res molida”, dijo la experta.

A pesar de esto, es de tener en cuenta que este segmento del mercado vendrá siendo un complemento para el comercio de proteína de origen animal, pues no significa que los consumidores se convertirán en vegetarianos o veganos necesariamente.

flexi1 300x169“Nuestro desarrollo no se basa en robarle terreno a la proteína tradicional, sino en ofrecer una alternativa en el mercado a estos consumidores flexitarianos, que no buscan reemplazar del todo la proteína animal, sino contar con una alternativa deliciosa en su semana. Estamos enfocados en presentarles soluciones a los que tienen planes de incluir estas alternativas en su portafolio”, expresó, por su parte, Torres.

Justamente, esta empresa ya está combinando los dos segmentos: “hoy en la industria de embutidos se utiliza una combinación de proteína de origen animal y de origen vegetal, ya tenemos las opciones que pueden ser utilizadas para hacer este tipo de mezclas que pueden dar respuesta a este tipo de necesidad y dar respuesta a la tendencia global”, puntualizó Trujillo.

Los especialistas en desarrollo de ingredientes, Griffith Foods, le ofrecen la línea de proteínas alternativas en polvo, FLEXI, bajo la marca propia Custom Culinary® Chef’s Own™ Plant Based, que puede usarse para desarrollar hamburguesas, pasteles, tortas, hasta albóndigas, nuggets y mucho más. Ingrese acá para conocer más o contáctelos, llenando el siguiente formulario: