Alternativas para la industria cárnica

Las definiciones de lo saludable y nutritivo han cambiado notablemente con el pasar de los años.  El entendimiento de los ingredientes ha evolucionado y alimentos que llegaron a ser muy impopulares en los 70’s como el huevo, hoy se destacan por sus micronutrientes y propiedades especiales.

Proteína alternativa Griffith Foods

Esto ratifica que en la industria alimenticia el cambio es el único constante, inclusive el  concepto de “comer saludable” evolucionó, reemplazando la idea de comer mucho por comer  equilibradamente. Al final, el gran objetivo que debemos alcanzar es el bienestar a partir de buenos hábitos de consumo.

Esta búsqueda constante de bienestar, que involucra la sostenibilidad y la ética, ha llevado a las personas a replantear la compra de muchos productos alimentos, y era casi inevitable que la discusión llegara al terreno de la carne – ya sea de res, cerdo, pollo, pescado – pues comenzó a ser el foco de atención, y la búsqueda de alternativas para sustituirla se convirtió en una carrera de la industria para satisfacer la búsqueda de los consumidores.

Esta carrera ardua implicaba, sobre  todo para los actores de la industria cárnica, defender uno de los productos más funcionales de la  naturaleza, y al mismo tiempo lograr uno de los cambios más importantes de la categoría:  encontrar una nueva alternativa de proteína.

Y este cambio fue el reto que asumió Griffith Foods, un gran aliado de la industria cárnica, que tomó cartas en el asunto y convirtió su Comité Cárnico en el Comité de Proteínas. Aquí descubren que otro de los grandes retos de la industria se da desde el área de Investigación y Desarrollo, donde al momento de formular deben responder a esa necesidad del consumidor de tener productos bajos en sodio, bajos en azúcar o reducidos en grasa, pero que realmente sepan rico, mantengan su indulgencia y que sean accesibles, ya que los sustitutos de estos ingredientes por lo general son mucho más costosos.

Sin embargo, el sueño de lograr una proteína alternativa,  inicialmente un desarrollo tipo hamburguesa, que mantuviera unas propiedades muy similares o  iguales a una hamburguesa de res o cerdo los llevó a buscar a nivel mundial qué ingredientes podrían ser usados en este desarrollo, hacer una caracterización de materias primas, entender  cómo era la sinergia entre estas y poco a poco lograr en su producto la masticabilidad, elasticidad y fibrosidad deseados.

Hoy, tras más de 35 formulaciones para perfeccionar una proteína alternativa tipo hamburguesa y tras someter el desarrollo a su panel sensorial para revisar textura, jugosidad, sabor, color, etc., Griffith Foods cuenta con un nuevo producto de características que igualan a una hamburguesa de res, logrando no solo que la textura globular de la proteína vegetal se asemeje a la textura fibrilar de la carne, sino que este producto se comporte igual en parrilla y su mordida genere la jugosidad esperada en una hamburguesa de carne.

El potencial de este desarrollo abre muchas posibilidades de aplicación, como salchichas, jamones, albóndigas o lo que el consumidor requiera. Ahora, el nuevo reto en la industria cárnica será educar a un consumidor cada vez más exigente y expuesto a  mucha información, enseñándole que estas nuevas opciones son una alternativa más para quienes quieren seguir comiendo de forma balanceada, con innovadoras opciones y sin sacrificar nunca la  indulgencia y placer del buen comer. Si desea más información en innovación y productos de Griffith Foods, diligencie el siguiente formulario.