Dentro de las medidas propuestas para disminuir la generación de residuos trasciende la determinación de la biodegradabilidad de materiales plásticos utilizados para empacar alimentos.

Los empaques diseñados para alimentos, poseen unas características especiales, las cuales cumplen la función, entre otras, de proteger los alimentos de la contaminación por microorganismos, insectos y agentes contaminantes. Asimismo, el empaque preserva la forma y la textura del alimento que contiene, prolonga el tiempo de almacenamiento y regula el contenido de agua o humedad del alimento.

Para eliminar los problemas de daños físicos y químicos del producto, los empaques utilizados para los alimentos han ido cambiando a lo largo de los años por factores de distintas índoles, dando paso a los nuevos materiales industriales como vidrio, metal y plástico.

Estos  materiales han venido evolucionando a fin de evitar que la huella medioambiental, producida por la industria del empaque, disminuya. En el caso específico de los empaques plásticos, una de las soluciones que se están presentando en la industria de alimentos, es la implementación de envases biodegradables, que no solo cumplan con la normativa establecida, sino también con los compromisos de cuidar el medio ambiente.

Lea también: LOGRAN REPRODUCIR CON ÉXITO CÉLULAS DE CAFÉ EN UN BIORREACTOR MEDIANTE AGRICULTURA CELULAR

Normativas como la UNE-EN-ISO 17556:2005 Plásticos, regulan la determinación de la biodegradabilidad aeróbica última en el suelo mediante la medición de la demanda de oxígeno en un respirómetro o bien mediante la cantidad de dióxido de carbono generada. Este tipo de regulaciones no desentonan con las nuevas tendencias de mercado que se enfocan en la búsqueda de soluciones más sostenibles.

Estas tendencias orientadas hacia el cuidado del medio ambiente y la innovación en los envases, hace que varias empresas ya se estén reinventando para poder cumplir con estas normativas y al tiempo lograr sus objetivos en materia medio ambiental. Empresas como el Grupo Vicky Foods ya están completando la transición a envases biodegradables de todos sus productos. En este caso específico, el logro afectará a 150 millones de paquetes y permitirá la sustitución de 1.200 toneladas de plástico convencional al año por parte de la marca.

Otra de las soluciones que se están comenzando a implementar en la industria de alimentos es el uso de envases PET 100% reciclables y reciclados para las botellas de bebidas probióticas o yogures.  El uso de envases PET para yogures y probióticos, potencia los esfuerzos de empresas como Danone que utilizan en su portafolio productos con envases de este material 100% reciclable.

Este tipo de iniciativas significan un paso más en el compromiso de la industria por innovar y fomentar el diseño de productos y procesos que minimicen el impacto de su actividad sobre el entorno, tanto en su producción como en su posterior uso.