La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) protestó recientemente por las “lamentables declaraciones” del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell, quien calificó a estos productos como “veneno embotellado”.

Mediante un posicionamiento difundido este domingo, la Asociación consideró inaudito que un funcionario público federal, con la gran responsabilidad de ser el promotor de la salud en el país, estigmatice a una industria que cumple a cabalidad con todas las normas y regulaciones en México.

“Las aseveraciones del doctor López-Gatell representan un trato inequitativo hacia el sector, satanizan una actividad estratégica para la economía y un producto que está en la preferencia de millones de mexicanos; incluso podrían configurar violaciones a derechos constitucionales y tratados internacionales”, señaló la asociación en un comunicado.

De igual forma, indicó que esas declaraciones sugieren, además, la necesidad de encontrar un enemigo público a quien responsabilizar ante la crisis sanitaria que enfrenta el país por la pandemia de Covid-19, que ha costado la vida hasta ahora a más de 39,000 mexicanos.

“Un calificativo como el que utilizó el subsecretario López-Gatell evidencia una animadversión personal contra la industria, basada en prejuicios e información imprecisa, y representa un peligroso sesgo ideológico que pone en riesgo a sectores productivos estratégicos que resultan vulnerados en su credibilidad”, agrega el documento.

Asimismo recordó que en los últimos meses dicho funcionario “ha señalado injustamente a la industria refresquera como la causa de la epidemia de obesidad y sobrepeso que aquejan al país. Sus declaraciones buscan posicionar al sector como un enemigo de la población y encontrar un culpable por el alto riesgo al que ésta está expuesta ante la pandemia por Covid-19”.

Sin embargo, la ANPRAC recordó que la evidencia científica disponible indica que la obesidad es un problema multifactorial cuyas causas van más allá de las calorías ingeridas e involucran no sólo los hábitos alimenticios, sino también la falta de actividad física y el entorno social.

Además, resaltó que, de acuerdo con información de la FAO, el consumo promedio diario de calorías de un adulto en México es de 3,260 y las bebidas azucaradas representan sólo el 5.8% de la ingesta calórica diaria, mientras que 70.2% de las calorías consumidas provienen de alimentos no envasados que han pasado por un mínimo o nulo procesamiento y, por lo tanto, no son sujetos de ninguna norma regulatoria.

Cabe destacar que la asociación representa a una industria conformada por embotelladores mexicanos, ejemplo a nivel mundial por su visión centrada en las personas a través de estándares operativos y compromisos de dimensión social, en cumplimiento de las normas y leyes que regulan esta actividad.