El etiquetado transparente, sostenibilidad y los aceites comestibles saludables estarán marcando la parada en las áreas de innovación corporativas.

Los aceites comestibles son una de las categorías más cuestionadas en la actualidad, debido a los cambios en el consumo: las personas tienden a buscar alimentos que aporten más a su salud y al medio ambiente.

De acuerdo con Monitor Internacional, los consumidores hoy son más conscientes de sus elecciones y, precisamente por esto, están más al tanto de los ingredientes mencionados en la etiqueta y las consecuencias o beneficios de estos.

Así, se espera que la seguridad e higiene de los productos alimenticios sean relevantes a la hora de elegir aceite. También es probable que los fabricantes utilicen declaraciones, etiquetas y certificaciones para asegurar a los consumidores que sus productos son de buena calidad.

Un estudio de Euromonitor Internacional, realizado a más de 1.500 sitios de comercio electrónico en 40 mercados a nivel mundial, encontró que en las etiquetas actuales se destaca la ausencia de Organismo genéticamente modificado (OMG).

Lea también: Diez tendencias globales que impulsan el cambio en la industria alimentaria

También hallaron que en los aceites comestibles se promueve la pureza de los ingredientes, es decir, no incluyen conservantes artificiales y naturales, que ya son comunes en esta categoría, en ciertos mercados. Hecho que se superpone a la certificación orgánica, que excluye el uso de pesticidas y otros productos químicos.

De tal modo que, ¿en dónde está el desafío? Según el consultor Monitor Internacional, en equilibrar los precios del mercado, debido a que, en la actualidad, algunos productos orgánicos o marcas artesanales tienen a tener precios más altos, en comparación con los productos estándar del mercado.

Le puede interesar: Nuevas tendencias para carnes por COVID-19