Brcgs dio a conocer una guía de gestión de seguridad alimentaria dentro de las plantas de fabricación de alimentos. Conózcala.

El aislamiento preventivo, decretado ante la emergencia mundial del COVID-19, ha cambiado las reglas del juego para las plantas procesadoras de alimentos y bebidas en el mundo, tanto en los procesos, como en la distribución.

Ahora, se pueden ver las nuevas prácticas de distanciamiento entre los colaboradores al interior de las compañías y, a su vez, los demás protocolos de bioseguridad estrictos que ha adaptado cada país afectado, con base en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Enseguida, conozca las recomendaciones más relevantes de Brcgs sobre la garantía de la seguridad alimentaria, teniendo en cuenta que las cadenas alimentarias se han visto alteradas por las medidas en medio de la pandemia:

  1. Planificar: de acuerdo con Brcgs, es importante que desde el inicio se establezca un equipo de control y monitoreo constante de la situación en la que se encuentra la planta en medio del COVID-19. Cada uno de los miembros debe tener un papel claro y riguroso sobre los incidentes diarios y, al tiempo, mantener informados a los empleados.
  2. Comunicar: al igual que con sus empleados, mantenga una comunicación constante con sus proveedores, con el objetivo de conocer cuáles son las existencias, cómo está la situación en el lugar de origen de las materias primas y en qué rangos de precios oscilan los productos. No olvide consultar las certificaciones del proveedor.
  3. Controlar: al ingresar materias primas nuevas a la planta, monitoree posibles alérgenos, estudie si hubo posibilidad de contaminación cruzada, compruebe la vida útil y revise los procedimientos de inspección de los proveedores, según Brcgs.
  4. Informar: si cuenta con personal nuevo en su planta, asegúrese de que tenga toda la información sobre los protocolos internos, tales como el uso de implementos de protección y el distanciamiento entre operarios.
  5. Desinfectar: conforme a consejos de Brcgs, una fábrica de alimentos debe establecer un programa de limpieza, que incluya una guía para el personal, frecuencia de desinfección y supervisión. Consulte los productos de limpieza avalados y garantice el suministro diario de agua y jabón en diferentes estaciones, para evitar el aglutinamiento.

En caso de que incluya nuevo proveedor, Brcgs también recomienda cambiar las etiquetas, para diferenciar entre los envases nuevos y antiguos, con el fin de asegurar la segregación en la cadena de suministro. Este cambio debe ser informado y avalado por clientes y autoridades oficiales.

Recuerde que, según la OMS, este virus no se transmite por medio de los alimentos, pero, de cualquier manera, es importante proteger la cadena de suministros desde el punto de partida hasta la comercialización, a través del monitoreo insistente y así poder garantizar la seguridad alimentaria.

También le puede interesar: Cómo va la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe