La FDA advierte sobre cinco aspectos clave del Delta-8 THC para evitar graves riesgos para la salud.

El delta-8 tetrahidrocannabinol, también conocido como Delta-8 THC, es una sustancia psicoactiva que se encuentra en la planta de cannabis sativa, de la que la marihuana y el cáñamo son dos variedades. El Delta-8 THC es uno de más de 100 cannabinoides producidos naturalmente por la planta de cannabis, pero no se encuentra en cantidades significativas en la planta de cannabis. Por ello, las cantidades concentradas de esta sustancia se fabrican normalmente a partir de cannabidiol (CBD) derivado del cáñamo.

Le puede interesar: SE APRUEBA USO DE COLORANTE AZUL DE ORIGEN NATURAL

Los productos de Delta-8 THC no han sido evaluados ni aprobados por la FDA para su uso seguro en ningún contexto. A continuación, se presentan 5 cosas que debe saber sobre el uso de esta sustancia psicoactiva, para mantenerse a usted y a sus seres queridos protegidos de productos que pueden suponer graves riesgos para la salud:

– Los productos de Delta-8 THC no han sido evaluados ni aprobados por la FDA para su uso seguro y pueden comercializarse de forma que ponen en riesgo la salud pública

Algunas de las preocupaciones incluyen la variabilidad en las formulaciones y las etiquetas de los productos, el contenido de otros cannabinoides y terpenos, y las concentraciones variables de Delta-8 TCH. Además, algunos de estos productos pueden estar etiquetados simplemente como “productos de cáñamo”, lo que puede confundir a los consumidores que asocian “cáñamo” con “no psicoactivo”

Por otro lado, la FDA está preocupada por la proliferación de productos que contienen esta sustancia y que se comercializan para usos terapéuticos o médicos, aunque no hayan sido aprobados por la FDA. La venta de productos no aprobados con afirmaciones terapéuticas sin fundamento no sólo constituye una infracción de la ley federal, sino que también puede poner en riesgo a los consumidores, ya que no se ha demostrado que estos productos sean seguros o eficaces. 

– La FDA ha recibido informes de eventos adversos relacionados con productos que contienen Delta-8 THC

Desde diciembre de 2020 hasta julio de 2021, la FDA recibió informes de eventos adversos, tanto de consumidores como de las fuerzas policiales, que describían a 22 pacientes que consumieron productos con Delta-8 THC. De ellos, 14 se presentaron en un hospital o sala de emergencias para recibir tratamiento después del consumo. De los 22 pacientes, 19 experimentaron efectos adversos tras consumir productos alimenticios que contenían Delta-8-THC (por ejemplo, brownies, gomitas). Los eventos adversos incluyeron vómitos, alucinaciones, problemas para mantenerse en pie y pérdida de conciencia.  

– El Delta-8 THC tiene efectos psicoactivos y embriagantes

El Delta-8 Tetrahidrocannabinol tiene efectos psicoactivos y embriagantes, similares a los del Delta-9 THC (es decir, el componente responsable del “subidón” que pueden experimentar las personas al consumir cannabis). La FDA está al tanto de los informes de los medios de comunicación sobre productos con Delta-8 THC que hacen que los consumidores estén “drogados”.  La FDA también está preocupada por el hecho de que los productos con Delta-8 THC probablemente expongan a los consumidores a niveles de la sustancia mucho más elevados que los que se dan de forma natural en los extractos crudos de cáñamo. Por lo tanto, no se puede confiar en el uso histórico del cannabis para establecer un nivel de seguridad para estos productos en los seres humanos.   

– Los productos de Delta-8 THC a menudo implican el uso de productos químicos potencialmente dañinos para crear las concentraciones que se afirman en el mercado

La cantidad natural de Delta-8 THC en el cáñamo es muy baja, y se necesitan productos químicos adicionales para convertir otros cannabinoides del cáñamo, como el CBD, en esta sustancia (es decir, conversión sintética). Las preocupaciones con este proceso incluyen:

  •  Se pueden utilizar productos químicos adicionales para cambiar el color del producto final. El producto final de Delta-8 THC puede tener subproductos potencialmente dañinos (contaminantes) debido a los productos químicos utilizados en el proceso, y hay incertidumbre con respecto a otros contaminantes potenciales que pueden estar presentes o producirse dependiendo de la composición de la materia prima inicial. Si se consumen o inhalan, estas sustancias químicas, incluidas algunas utilizadas para fabricar (sintetizar) el Delta-8 THC y los subproductos creados durante la síntesis, pueden ser perjudiciales.
  • La fabricación de productos de Delta-8 THC puede llevarse a cabo en entornos no controlados o antihigiénicos, lo que puede dar lugar a la presencia de contaminantes nocivos u otras sustancias potencialmente dañinas.   

– Los productos de Delta-8 THC deben mantenerse fuera del alcance de los niños y las mascotas.

Como se ha comentado anteriormente, se han producido numerosas alertas de centros de control de envenenamiento que implican a pacientes pediátricos que estuvieron expuestos a productos que contienen Delta-8-THC. Además, los centros de control de envenenamiento de animales han indicado un fuerte aumento general de la exposición accidental de las mascotas a estos productos. Mantenga estos productos fuera del alcance de los niños y las mascotas.


Conozca la historia de tres Startups que a través de tecnologías innovadoras están transformando el desarrollo de colorantes, proteínas e ingrediente bioprocesados, en el último especial digital de IAlimentos:

especial IA 300x78