Una de las principales herramientas utilizadas por parte de la industria de alimentos para llegar al consumidor, es vender mediante una propaganda, su producto. Una alternativa que puede dejar algunos sin sabores si la publicidad se convierte en engañosa.

Es común que el consumidor se encuentre con productos que tienen promesas asombrosas,entre ellas mejorar la salud de forma casi milagrosa, y muy pocos consumidores se fijan si en realidad las marcas cumplen con los volúmenes, tamaños y promociones que prometen.

En estas situaciones actúa la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC),la cual es la encargada, entre otras responsabilidades,de proteger al consumidor e imponer una sanción a las empresas que pecan contra lo prometido. Estas son algunas de las marcas más reconocidas sancionadas en los dos últimos años:

Marcas Sancionadas

Natuchips y sus plátanos verdes: En julio de 2014 la empresa Pepsico Alimentos de Colombia fue multada con más de $340 millones por sus paquetes de plátano verde Natuchips. Según constató la SIC en ese entonces, en una muestra de 125 unidades verificadas, se encontró que se estaba entregando al consumidor entre el 2 % y el 9 % menos del producto anunciado y que debería traer 51 gramos.

Atún Isabel: La empresa empacadora del “Atún Isabel” pagó una multa de $176 millones por no entregar a los consumidores información adecuada respecto contenido anunciado en el “Atún Isabel Lomitos en Agua”, en su presentación en lata. En el empaque se ofrecían 80 gramos del producto pero esto no correspondía a la realidad porque el líquido que lo contenía no hace parte del alimento.

Red Bull: Quizás la sanción más impactante fue la impuesta a Red Bull en el mes de junio del 2014. La marca fue condenada a pagar US$ 13 millones de indemnización a sus usuarios a raíz de un litigio sobre la expresión “red bull te da alas”, al considerar que la bebida energizante efectivamente no generaba cambios físicos ni intelectuales.