“Es alta la responsabilidad que adquiere este perfil en las compañías de alimentos, por lo cual, contar con características que le den un valor agregado a su labor será de gran ayuda.”

El jefe de planta tiene la última decisión sobre protocolos de limpieza y desinfección, fumigación y control de plagas, control sobre disposición de residuos sólidos y líquidos generados por la planta, control y manejo de inventarios, planeación y programación de producción, adquisición de las mejores materias primas, insumos, maquinaria y equipos, entre otros.

En definitiva, “el jefe de planta es el responsable de la totalidad de las operaciones”, así lo asegura Muricio Botia Silva, jefe de planta y desarrollo de nuevos productos en Jugos Tropicales, empresa que elabora y comercializa productos alimenticios a partir de frutas, vegetales y cereales.

De acuerdo con Botia, un jefe de planta que cuenta con las siguientes características está asegurando su éxito.

Industria de alimentos

  1. Motiva: A través de factores como transmitir el sentimiento de realizar un trabajo útil, sistemas de control razonables y conciliación de la vida privada y laboral.
  2. Conforma un equipo: El éxito depende directamente del nivel de implicación que se consiga con los miembros del área.
  3. Gestiona los conflictos: Realiza una labor preventiva, ve dónde puede originarse el conflicto y pone el remedio antes de que se produzca.
  4. Obtiene resultados: Expertos recomiendan centrarse en un objetivo tangible y que se pueda medir mediante un calendario, e incluir al mayor número de miembros del equipo.
  5. Es prudente a la hora de los cambios: Recopila toda la información posible para identificar qué cambios hay que introducir para mejorar el funcionamiento, respetando las etapas anteriores.
  6. Sabe escuchar: Es receptivo ante las ideas y sugerencias de sus colaboradores.
  7. Posee autocontrol: Permanece equilibrado, positivo e imperturbable, aún en los momentos más críticos, piensa con claridad y permanece concentrado a pesar de la presión.
  8. Es innovador: Debe ser arriesgado, audaz, y alentar a los suyos para hacer su trabajo más emocionante.

Lea también:

Cuatro recomendaciones para un director general de la industria de alimentos