REGULACION CÁRNICOS INGREDIENTES INOCUIDAD

La organización Environmental Working Group (EWG) de los Estados Unidos ha publicado un nuevo informe, donde menciona los que se podrían clasificar como los peores aditivos alimentarios.

Nitritos, nitratos, parabenes, aditivos alumínicos (como E-249 Nitrito potásico, E-250 Nitrito sódico, E-251 Nitrato sódico, E-252 Nitrato potásico, aditivos alimentarios fosfatados, Butil Hidroxi Tolueno o BHT (E-321), Los aditivos de aluminio, como el sodium aluminum phosphate y el sodium aluminum sulfate, 4-metilimidazol (4-MEI), Butil Hidroxi Anisol o BHA (E-320)) empleados en perros calientes, salami, bacon, jamón además de alimentos procesados (carnes, pan o dulces) son las sustancias que según esta organización e han sido asociadas por estudios científicos a múltiples problemas de salud, como pueden ser, desequilibrio hormonal o cáncer.

especias

EWG en su informe, puntualiza que existen más de 10.000 aditivos autorizados para su uso en los alimentos. Algunos son aditivos directos que son deliberadamente formulados en los alimentos procesados, otros son aditivos indirectos que llegan a la comida durante su procesado, almacenamiento y envasado. Con la realización de esta guía sus autores intentan presionar para que se mejore un control oficial que deja en evidencia algunos de los “peores fracasos del sistema regulatorio” que han permitido que se utilicen una serie de sustancias.

Además La guía denuncia que algunos aditivos también inquietan por sus efectos sobre los trabajadores. Un ejemplo que se cita es el del diacetil (usado, entre otras cosas, como saborizante en las palomitas para microondas) que habría sido asociado a la bronquiolitis obliterante, una enfermedad muy grave de las vías respiratorias que han sufrido empleados de alguna empresa alimentaria en Estados Unidos.

Información vía: Environmental Working Group (EWG)