La cultura, el estilo de vida y los h?bitos de compra condicionan las preferencias de empaquetado en cada pa?s.

18 de Marzo (Madrid)

Seg?n el estudio sobre el empaquetado de alimentos realizado por Nielsen a escala mundial, casi dos de cada tres consumidores en el mundo prescindir?an de todo tipo de empaquetado proporcionado con fines de conveniencia si as? beneficiasen el medio ambiente.

En el extremo opuesto, la encuesta de Nielsen revela que los consumidores est?n mucho menos dispuestos a renunciar al empaquetado dise?ado para conservar los productos limpios y sin que nadie los haya tocado (27 %); al destinado a conservar los productos en buenas condiciones (30 %);

a la informaci?n en el paquete en forma de etiquetado, como las instrucciones de preparaci?n y de empleo de los alimentos (33 %); y al empaquetado que conserva los productos para que duren m?s o permanezcan m?s frescos (34 %).

En cualquier caso, la conciencia ecol?gica resulta claramente establecida entre los consumidores: s?lo uno de cada diez consumidores de todo el mundo no se muestra dispuesto a prescindir de ning?n aspecto del empaquetado a favor del medio ambiente.

“La encuesta muestra que las opiniones de los consumidores sobre el empaquetado de los alimentos reflejan numerosos factores regionales y de estilo de vida, algo que deben de tener muy en cuenta los fabricantes de productos de gran consumo”, afirma Patrick Dodd, presidente de The Nielsen Company en Europa.

Espa?a, ecol?gicos pero c?modos
Los consumidores espa?oles participantes en el estudio mundial de Nielsen muestran tambi?n conciencia ecol?gica a la hora de prescindir de algunos aspectos del empaquetado si ello beneficia al medio ambiente, con porcentajes similares a las medias globales. As?, el 55% de los espa?oles consultados renunciar?a a los embalajes dise?ados para transportar los productos con facilidad; el 52% a los preparados para apilar y almacenar f?cilmente en casa; y un 45% a los que se pueden utilizar para preparar los alimentos o como recipientes reutilizables.

Los porcentajes descienden notablemente en los otros aspectos de los embalajes: s?lo un 32% de los consumidores espa?oles renunciar?a al empaquetado que conserva los productos para que duren m?s o permanezcan m?s frescos; el 25%, a la informaci?n etiquetada, como las instrucciones de preparaci?n y de empleo de los alimentos; y el 23% al destinado a conservar los productos en buenas condiciones, limpios y sin que nadie los haya tocado. Uno de cada diez espa?oles, el 11% del total, no est? dispuesto a renunciar a ninguna de estas caracter?sticas del empaquetado por el medio ambiente.

La comodidad, facilidad de transporte y almacenamiento
En general, los europeos y los norteamericanos coinciden en los tipos de empaquetado a los que renunciar?an para ayudar al medio ambiente. Cerca del 60% de los europeos y norteamericanos prescindir?a del empaquetado dise?ado para apilar y almacenar en casa, y un 55% tambi?n afirma estar dispuesto a prescindir de paquetes en los que se puede preparar los alimentos o que se pueden conservar en casa como recipiente reutilizable.

En cambio, el 42% de los asi?ticos afirm? estar dispuesto a prescindir del empaquetado de almacenamiento apilado y s?lo el 39% estar?a dispuesto a prescindir del empaquetado f?cil de transportar. “Los hogares asi?ticos tienden a ser m?s peque?os y a tener una capacidad de almacenamiento limitada, por lo que las opciones de almacenamiento apilado son m?s pr?cticas y atractivas”, se?ala Dodd. “El estilo de vida en Asia tambi?n determina que los asi?ticos sean los que menos prescindir?an del empaquetado de conveniencia en el que se puede preparar la comida o que se puede conservar y reutilizar en casa como recipiente, as? como el empaquetado f?cil de transportar.”

M?s del 70 % de los consumidores finlandeses, irlandeses, noruegos y neozelandeses dijo que estar?a dispuesto a prescindir del empaquetado de almacenamiento apilado, y m?s del 65 % de los consumidores irlandeses, checos y neocelandeses dijo que renunciar?a al empaquetado de conveniencia a favor del medio ambiente.

Nueva Zelanda aparece como la naci?n con m?s disposici?n para prescindir de todo tipo de empaquetado por el medio ambiente, reflejando el alto nivel de “conciencia ecol?gica” entre los consumidores de aquel pa?s, que se muestra en la venta de bolsas reciclables en los supermercados o la recogida semanal de basura reciclable establecida por las autoridades locales en la mayor?a de las ciudades.

“Los consumidores asi?ticos dan mucha importancia a los alimentos frescos y van frecuentemente a comprar a los mercados, por lo que no suelen comprar productos con empaquetados dise?ados para prolongar la duraci?n o conservar los alimentos”, observa Dodd. El 90 % de los compradores asi?ticos que vive en ciudades compra la comida fresca en mercados, y hacen la compra hasta diez veces al mes en tiendas de ultramarinos tradicionales. En Europa, los compradores finlandeses visitan los supermercados, hipermercados u otras tiendas una media de apenas seis veces al mes; y los franceses, portugueses, belgas y suecos van ocho veces al mes, seg?n los estudios de Nielsen.

En Am?rica Latina, la regi?n del mundo con m?s conciencia sobre el cambio clim?tico, seg?n el bar?metro de conciencia ecol?gica mundial de Nielsen, sus consumidores son los que m?s dispuestos se mostraron a prescindir de todo tipo de empaquetado si beneficia al medio ambiente. En este apartado est?n incluidos el empaquetado que alarga la duraci?n de los productos, las etiquetas y la informaci?n para la preparaci?n de los alimentos, as? como el empaquetado que conserva los productos en buenas condiciones y el que tiene fines higi?nicos al conservar los productos limpios y sin que nadie los pueda tocar.

En general, las dos caracter?sticas a las que los consumidores m?s se resistir?an a renunciar son la “protecci?n”, para conservar los productos en buenas condiciones; y las caracter?sticas higi?nicas para conservar los productos limpios y sin que nadie los toque.

Los europeos (23 %) y los norteamericanos eran los que menos dispuestos estaban a prescindir del empaquetado higi?nico y de protecci?n de todo el mundo.

Los consumidores tailandeses (un 27 %) encabezaron las listas mundiales con respecto a la naci?n menos dispuesta a renunciar a alg?n aspecto del empaquetado a favor del medio ambiente, seguidos los japoneses (16%). Seg?n los estudios packs@work de Nielsen en Asia, para los consumidores japoneses a est?tica es un factor importante en la elecci?n de un producto.

“Entre los factores que m?s influyen en las preferencias de empaquetado en las diferentes culturas se incluyen el hecho de que los consumidores vayan a las tiendas en coche o en trasporte p?blico, el tama?o de sus casas y, m?s concretamente, la capacidad de almacenamiento de sus cocinas. La comida tradicional y los h?bitos de compra son tambi?n factores destacados en la elecci?n del empaquetado”, dijo Dodd.

“A la vez que crece la preocupaci?n y conciencia por el respeto al medio ambiente, los consumidores de todo el mundo reclaman a los fabricantes y distribuidores de productos de gran consumo cada vez m?s medidas de protecci?n del medio ambiente. Actualmente puede que el empaquetado ecol?gico no sea prioritario para los compradores, pero est? claro que importa cada vez m?s y el sector alimentario no puede pasar por alto”, afirm? Dodd. En la encuesta mundial sobre conciencia ecol?gica que realiza Nielsen dos veces al a?o, el porcentaje de consumidores que afirmaron estar “muy” concienciados sobre los deshechos asociados al empaquetado aument? del 31% al 40% entre mayo y noviembre de 2007, y la preocupaci?n por los deshechos asociados al empaquetado hab?a aumentado m?s que ninguna otra cuesti?n ecol?gica, incluidas la preocupaci?n por el cambio clim?tico, la escasez de agua, la contaminaci?n atmosf?rica y del agua y el empleo de pesticidas.

Seg?n el sistema de investigaci?n integral patentado de Nielsen, packs@work™, los minoristas y fabricantes del sector alimentario realizan continuamente esfuerzos por satisfacer la demanda de soluciones de empaquetado ecol?gico que minimicen el impacto medioambiental por parte de los consumidores. “En los mercados con m?s conciencia ecol?gica se exige cada vez m?s empaquetados que tengan un impacto medioambiental m?nimo, aunque para la mayor?a de los consumidores esto no implica necesariamente que est?n dispuestos a pagar m?s. La mayor?a de los consumidores quiere que el empaquetado a?ada un factor ecol?gico que les haga sentirse bien consigo mismos, minimizando el impacto medioambiental”, afirm? Patrick Dodd.

En pa?ses con una mayor conciencia ecol?gica, los estudios de Nielsen revelan que el consumidor prefiere un empaquetado reciclable, biodegradable y que se pueda desechar de forma segura, utilizando materiales como el papel, cart?n y/o vidrio en vez del pl?stico o poliestireno. Por ejemplo, se considera que los envases de vidrio son higi?nicos, inactivos, reciclables, a prueba de manipulaci?n y pueden prolongar la duraci?n del producto, adem?s de ser atractivos y ofrecer pistas sobre la autenticidad, calidad y eficacia del producto. “Se empieza a notar cierta oposici?n a los pl?sticos no reciclables o cuya composici?n qu?mica pueda provocar la corrupci?n o degradaci?n de la calidad del producto”, afirma Patrick Dodd.

Fuente: http://es.nielsen.com/