El negocio de alimentos congelados, en especial las verduras, es una de las ramas más lucrativas del negocio de alimentos.

Su proceso de producción no es el mismo al de los otros alimentos puesto que debe ser pelado, cocido, horneado, antes de ser congelado, mediante un el IQF (Individual Quick Freezing). Es por ello que es necesario no someter a los alimentos a procesos improvisados y casero de congelación, sino comprarlos preparados.

Dentro de la categoría de vegetales congelados se encuentran, por un lado, uno de los productos más populares en el mercado, las papas congeladas listas para freír, y consumir. Por otro lado, también tenemos el mix de arvejas, habichuelas y zanahoria revueltas en una misma bolsa.

Esta forma de comercializar productos garantiza calidad e higiene en los alimentos, conservando sus nutrientes en porcentajes que van entre el 70% y 80%. Esta es una categoría con una oportunidad de crecimiento enorme que ha sido identificada como una de las más representativas a nivel de consumo en el país.