India anunció que detendrá todas sus exportaciones de trigo debido a las altas temperaturas que enfrentan por estos meses. Pilar Ortiz, directora de la cámara Fedemol de la ANDI habló con IAlimentos al respecto.

Una particular situación se vive en India, donde, debido a las altas temperaturas el Gobierno decidió detener todas sus exportaciones de trigo. India, considerado el mayor cultivador de trigo del mundo, anunció que, aunque cumplirá con los tratados ya acordados, no habrán más exportaciones de este importante cereal a nivel mundial y que la mayoría de su producción será utilizado para el consumo interno.

A lo anterior se le suma la crisis entre Ucrania y Rusia, dos grandes productores de trigo y que gracias al conflicto han detenido su producción y sus exportaciones, las cuales, entre los dos países, representan el 30 % de las exportaciones de trigo a nivel mundial.

Estos fenómenos han alarmado al mundo, pues se ha dicho que se ha puesto en riesgo la oferta mundial de trigo.  El trigo es el principal cereal para alimentar a todos los países del mundo, así lo cultiven o no, los gobiernos siempre están preocupados por tener suficiente de esta materia prima indispensable para la fabricación de diversos alimentos.

Lea también: SE DESPLOMAN LAS ACCIONES DE BEYOND MEAT TRAS INFORME FINANCIERO DEL PRIMER TRIMESTRE DEL AÑO

Pilar Ortiz, directora de la Cámara Fedemol de la ANDI, entidad que agremia 22 empresas colombianas que fabrican harina de trigo, el principal insumo de los panificados, las pastas, las galletas y todos los productos de repostería, afirmó, en entrevista para la Revista IAlimentos, que para Colombia el riesgo de quedarse sin reservas de trigo es poco probable, pues, aunque en Colombia se importa el 99.7 % del trigo, los principales vendedores de trigo son Estados Unidos y Canadá.

“Afortunadamente, hasta la fecha, no hemos tenido dificultades para conseguir trigo de nuestros socios comerciales como Canadá y Estados Unidos” manifestó Ortiz. También destacó que Colombia cuenta con suficientes provisiones de trigo hasta julio. Sin embargo, es importante vigilar de cerca cómo evoluciona el conflicto que que se vive entre Rusia y Ucrania y cómo esto impactará las predicciones de los gobiernos para los primeros meses del año 2023.

Impacto en los precios

Uno de los efectos que está impactando la industria es la inflación en los precios. Factores como el incremento de los fletes y de la logística internacional (en muchos casos marítima) que se está viviendo desde el año pasado, han hecho que, a fin de cuentas, sea el consumidor final el que ve un aumento en el precio del producto. 

“Indiscutiblemente la coyuntura internacional, como el conflicto de Rusia y Ucrania, el problema logístico marítimo, los cierres de algunos puertos en China, ha generado un incremento no solamente en el trigo, sino también en la premezcla vitamínica que utilizamos para la fortificación y por eso pues obviamente se han visto algunos incrementos en los precios de tanto de la harina de trigo, como en el precio final del pan” dijo la directora.

Otro aspecto a tener en cuenta es  que cuando hablamos de panificados, la harina de trigo no es el único ingrediente del pan en Colombia. El pan incluye ingredientes adicionales como la grasa, el azúcar,  algunos casos huevo, leche en polvo y todas estas materias primas también han tenido un incremento importante.

Sin embargo, Pilar Ortiz señaló que, según cifras de Bloomberg, el precio del kilógramo de pan en Colombia es el más barato de todo Latinoamérica, comparado con países como Argentina, Ecuador y Chile. 

Desafíos

La industria del trigo juega un papel clave a la hora de garantizar la seguridad alimentaria de Colombia. Los alimentos derivados del trigo tienen un gran aporte nutricional y cuenta con los más altos estándares de calidad e inocuidad. 

Pero la llegada de la nueva ley de etiquetado frontal, que entra en vigencia a finales de año, significará un desafío para la industria, donde los derivados del trigo, especialmente en el sector de panadería, deberán  trabajar por cambiar sus formulaciones, con el fin de producir productos con menos grasa y menos azúcar.