ES HORA DE EXPORTARLE A CANADá

En el frío Canadiense, donde buena parte del territorio permanece congelado la mitad del año, las oportunidades de exportación de alimentos son muy prometedoras..

Al norte del continente, en Canadá, se asientan grandes urbes como Toronto, Montreal, Vancouver, Ottawa y Quebec. Todas están llenas de consumidores con muy buenos ingresos per cápita y deseosos de adquirir productos de muy buena calidad. Sobre todo en lo que a alimentos se refiere, pues según datos de Statistics Canada, en promedio, cada ciudadano invierte un poco más de 7.000 dólares canadienses sólo en comida.

Rodolfo Moseres, Director de la Oficina Comercial de Proexport en Toronto, estima que el hecho de que ese país tenga estaciones y que el invierno sea una época particularmente larga abre una oportunidad muy especial para las ventas de frutas y verduras, puesto que hay largos períodos en lo que no existe oferta interna.

“Caso específico son las hierbas frescas que son importadas de Colombia durante todo el año y que tienen presencia en muchos supermercados de la provincia de Ontario. Allí sólo se presenta oferta nacional en los meses de Junio a Septiembre, que es cuando se disminuyen un poco las importaciones de Colombia”, indica Moseres.

La demanda interna

Canadá tenía, a finales de 2007, 33 millones de habitantes. El país es el segundo más grande del mundo en extensión, pero debido a sus temperaturas extremas, sobre todo en el norte del país, la población se distribuye de manera irregular. Se concentra en las ciudades donde el clima es más suave, como Toronto, Montreal y Vancouver, que tienen 5.5, 3.7 y 2.3 millones de habitantes respectivamente.

Más de la mitad de los habitantes del país tiene como lengua nativa el inglés (57,2%), pero también una proporción alta considera su primera lengua el francés (21,8%). Por esto, los productos deben llevar etiquetas en los dos idiomas. No obstante, dada la gran cantidad de inmigrantes de todo el mundo, especialmente de Asia y Europa, cerca del 18% de la población también habla lenguas diferentes.

Es importante saber que la población de Canadá envejece rápidamente, dado que la tasa de natalidad es muy baja, y ello tendrá un alto impacto en la demanda de bienes y servicios, pues esos canadienses mayores de 65 años son un mercado muy atractivo, de crecimiento rápido y muy especializado.

Si bien, en promedio, el ingreso de los canadienses mayores es más bajo que el de los grupos más jóvenes, aun así es de alto estándar, gracias a la mejora en los planes de pensión y de retiro que se implementaron hace muchos años. Muchos de esos canadienses incluso han mejorado sus ingresos vía inversiones financieras y la mayoría (75%) posee casa propia. De ese grupo, apenas el 10% paga todavía valores significativos de hipoteca.

Los primeros cuatro rubros de gasto en el presupuesto de un Canadiense son en su orden: Impuestos personales, vivienda, transporte y comida. La mayor parte de las ventas de las grandes compañías de retail del país provienen de productos alimenticios, seguidos muy de lejos por ropa y accesorios femeninos.

De todo esto se desprende que la buena capacidad adquisitiva, junto con la experiencia y la preocupación por la salud, abren las puertas a productos alimenticios que sean de excelente calidad, pues estos consumidores están dispuestos a invertir fuerte en ese tema.

¿Quién les exporta hoy

El país que más exporta bienes y servicios a Canadá, con una marcada ventaja, es Estados Unidos. Lo siguen China, México y Japón. En temas de alimentos, Canadá importa frutas y nueces comestibles, vegetales, productos horneados, comida congelada, carnes, pescados, café, cereales y grasas, entre otros.

E.U. aparece en primer lugar en las listas de exportación de todos estos elementos a Canadá, mientras Colombia sólo aparece en frutas (séptimo lugar), café (segundo), plantas y árboles vivos (segundo) y azúcares (décimoquinto). Existen grandes oportunidades para Colombia, pues el país aún no exporta cantidades significativas de vegetales, alimentos horneados, carne(cruda y preparada), pescados, cereales, cacao, huevos, miel y animales vivos y comida miscelánea.

“Se ha presentado un crecimiento en la importación de frutas exóticas como papaya, uchuvas y granadilla, y ya se encuentran a nivel de cadenas, pues hace unos años sólo se encontraban en los supermercados étnicos”, cuenta Moseres. Después de E.U, quien exporta más frutas a Canadá es Chile, seguida de México, Costa Rica y Ecuador. En cambio, quienes más les exportan vegetales, después de E.U., son México, China y España.

Las oportunidades

Según Moseres, existen oportunidades con respecto a los productos alimenticios no perecederos. Pero hay que tener en cuenta que las regulaciones tienden a ser más estrictas y que el etiquetado debe aparecer en los dos idiomas: inglés y francés. Pero eso no debería darle temor a las compañías que realmente quieran entrar a ese mercado.

En este momento, Colombia cuenta con tarifa preferencial o GPT, y no hay ningún otro convenio de exportación vigente. Moseres informa que está en proceso de aprobación el Tratado de Libre Comercio, que ya ha pasado por 4 de las 7 etapas necesarias para la firma. “En el momento que el tratado entre en vigencia, muchos de los productos del sector alimenticio pasarían a tener arancel cero, lo que generaría una oportunidad comercial para muchas compañías colombianas”.

Así las cosas, ¿qué oportunidades hay para exportar en alimentos congelados o pre-listos “Los principales productos en este subsector son las papas congeladas para freír, los alimentos congelados como entradas (excluyendo mariscos), las frutas y vegetales congelados, los concentrados de fruta y la pizza congelada”, asegura Rodolfo Moseres de Proexport.

Según este experto, el crecimiento en el mercado de este tipo de productos se ha dado gracias a la disponibilidad y continuidad de las mejoras en las tecnologías de refrigeración comercial y el transporte de alimentos congelados. “La industria de productos congelados canadiense ha sufrido cambios significativos durante las últimas décadas, en respuesta a la evolución de la demanda de los consumidores que buscan nuevos y más saludables productos”, afirma.

Un importante índice de la preferencia por este tipo de productos es que el número de plantas de alimentos congelados aumentó de 45 en 1991 a 68 en 1999, y los envíos de las plantas de este tipo de productos aumentaron de US$1,11 millones en 1991 a US$1,89 millones en 1999, para un aumento del 70%. A esto hay que sumarle que el mercado interior canadiense –contando importaciones más la producción nacional– ha crecido en un promedio del 4% anual durante la última década.

“El lugar en que se ven unas claras oportunidades para compañías colombianas está en la industria de las marcas propias, o las marcas de los supermercados, donde empresas de Colombia pueden desarrollar diferentes productos alimenticios para las cadenas locales, pues en los últimos años se ha visto un incremento en las marcas propias de estos supermercados en muchos productos no perecederos, y no solamente congelados”, asegura Moseres.

Frescos, congelados, deshidratados y secos, cualquiera de estas presentaciones puede ser en la que su producto tenga la entrada en las góndolas de los supermercados canadienses. La decisión es suya.