El desarrollo del mercado de productos como los confites y chocolates se ha visto enfrentado a los cambios de consumo y la situación económica de algunos países como en el caso de Europa.el-mercado-de-los-confites

El desarrollo del mercado de productos como los confites y chocolates se ha visto enfrentado a los cambios de consumo y la situación económica de algunos países como en el caso de Europa.

La búsqueda de productos saludables y que contengan la menor cantidad de azúcar posible para los consumidores es un factor fundamental al momento de comprar un producto, en especial si este puede acelerar un problema como la obesidad, que hoy muchos expertos catalogan como la pandemia del nuevo milenio.

Este aspecto es muy relevante en mercados como el europeo que en el 2011 hizo de la confitería uno de los sectores con noticias agrias para los productores de este mercado. Europa se caracteriza por ser muy exigente en materia de consumo, eso hace que los consumidores sean cuidadosos a la hora de adquirir cualquier alimento.

La obesidad y los altos costos de las materias primas como el azúcar hacen que el mercado sea menos dinámico que en años anteriores, adicional a ello se suma la actual crisis económica que hoy tiene a la eurozona en una constante reflexión sobre lo que debe y no debe consumirse.

Una de las soluciones que algunos conocedores del tema han planteado es la llegada de otros edulcorantes que sería un factor clave para los productores. Mintel en una de sus investigaciones sobre confites en el mercado y publicada por ClubDarwin.Net revela que en cinco de los grandes países europeos la ventas de estos productos de goma y azúcar se estacaron en el periodo 2008 a 2011.

el-mercado-de-los-confites

Las ventas en países como Alemania cayeron en el año anterior pasando de 3.800 euros en el año 2008 a 3.600 euros en 2011.

Las ventas en países como Alemania cayeron de acuerdo a la investigación en el 2011, pasando de 3.800 euros en el año 2008 a 3.600 euros en 2011, una situación preocupante si se tiene en cuenta que este es uno de los países más representativos de ese mercado.

Este panorama puede parecer poco atractivo, pero también es fundamental que se tengan en cuenta que además de la crisis sea posible que estos mercados puedan conquistarse por medio de los sabores y la oferta de una palabra clave: lo saludable.

Cuando se habla de saludable no se referencia exclusivamente el término funcional, un concepto que no ha tenido mayor acogida. El tema de sabor o nutrición puede generar un atractivo para el consumidor, pero es diferente cuando se le plantea la idea de un dulce funcional.

Este planteamiento parece no tener mayor acogida en el mercado, una situación que es importante tener en cuenta aunque no es dramática como se ha opinado en diferentes medios.

Leatherhead Food Research, en una de sus investigaciones plantea que el mercado de la confitería funcional ha crecido sólo un 38 por ciento desde el año 2006, y plantea que parte del resultado se debe a que no se han presentado en el mercado nuevos productos que permitan consolidar una tendencia, además de la falta de claridad del concepto de funcional en la industria de la confitería donde proveedor, procesador y consumidor construyen la idea en el mercado.

Un trabajo conjunto

En este sentido la estrategia para conquistar nuevos mercados es el trabajo conjunto con los proveedores y es una actividad que en la industria de alimentos no es ajena al diario vivir. La visión completa del mercado y las oportunidades de negocio permiten concretar un éxito en cualquier desarrollo o innovación que se presente.

Y ante las exigencias de los consumidores se plantea el camino a seguir, más en un mundo que busca mantenerse saludable Europa y Estados Unidos son espacios donde el perfil de consumidor es de un alto grado de exigencia, en América Latina la tendencia aunque no puede decirse que es fuerte sí comienza a consolidarse.

Esto es lo que ha llevado a las compañías a tener en cuenta cómo la salud y la nutrición toman sentido en la decisión de compra. El valor nutricional es un factor clave que impulsa la decisión de compra en los consumidores, sin embargo ya no se acepta que un producto saludable no tenga buen sabor, dice Julia Gaeta, Gerente de Marketing Communications Latam de Givaudan.