El dulce mercado inca

El país inca es uno de los guerreros económicos más aguerridos en el continente, que debió dar pasos fundamentales en la década de los 90 con la apertura de su economía al mundo y en quince años le deja resultados positivos.

El crecimiento del 1.1% durante el 2009, según datos de la Cepal, le permite a la economía peruana ser una de las pocas en el cono sur en contar con buenas proyecciones para los próximos años. Por esto y como resultado de su apertura hace más de 15 años, se encuentra en un proceso de expansión comercial a nuevos mercados, aunque haga parte de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), y cuente con 7 tratados de libre comercio con Estados Unidos, Canadá, Singapur, Tailandia, EFTA, China y la Unión Europea.Las aspiraciones son cada vez más claras y ambiciosas, pues el país espera fortalecerse en el intercambio comercial para los próximos años en las negociaciones con Australia, Centroamérica, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Japón para un TLC con cada país.

Sus planes son grandes y espera concretar acuerdos más allá del continente con futuras negociaciones con Marruecos, Sudáfrica, Rusia, India y Hong Kong, como una estrategia no solo de integración, sino de poderle hacer frente a las dificultades como las del 2009.

La fuerte crisis económica que golpeó a los diferentes países del mundo tuvo un impacto en el comercio de la nación suramericana, el efecto fue un claro bajonazo en las importaciones que se redujeron en 26,1%, a pesar del crecimiento de 4,2% de su PIB y del 3,3% de la demanda interna para el mes de noviembre de 2009. Pero las expectativas parecen ser positivas, pues para el 2010 se espera que la economía peruana se recupere y alcance los US$ 4 mil millones, según las proyecciones del Banco de Crédito del Perú.

Mercado de variedades

La industria de alimentos colombiana vende en el mercado inca café liofilizado, café sin tostar y descafeinar, preparaciones para alimentación infantil, aguas y bebidas no alcohólicas y no gaseadas, carnes de la especie bovina, coretes finos, preparaciones y conservas de carnes de especie bovina. También toman fuerza productos como la leche en polvo, azucarada, mantequilla, quesos, jugos de frutas, jugos de naranja congelado, puré de frutas, salsas preparadas, caramelos, bombones y confites.En 2009, los principales productos importados por Perú desde Colombia fueron azúcares de caña y remolacha con un total del US$33 millones y bombones y caramelos por un valor de US$10 millones según cifras registradas por el Dane, la Dian y la Embajada del Perú en Colombia.

El reflejo de un mercado estable es latente, pues según cifras de Proexport Colombia, las exportaciones colombianas a ese país en azúcares y confites entre enero y febrero de 2010 fueron de US$ 17,4 millones junto a alimentos y bebidas que representó US$ 23,8 millones para los exportadores de la industria. Por su parte el café, el té y las especias fueron ganando terreno con los incas con un valor de US$ 5,7 millones para el sector colombiano.

Y es que el comercio peruano es un atractivo por un socio comercial que toma cada vez más fuerza en el continente y es su principal fuente de inversiones extranjeras. Hoy los peruanos hacen parte del escenario de China en Latinoamérica, allí el país asiático tiene inversiones que superan los US$ 1.400 millones, según cifras del gobierno de ese país, lo que lo convierte en un potencial puente de negocios con la economía china.