INNOVACIóN PARA EL MERCADO NACIONAL

Ahora que la tasa de cambio del dólar está sacudiendo duramente a todas las empresas exportadoras – sobre todo a las pequeñas – está claro que la industria volteará la vista en masa hacia el mercado nacional. De hecho algunas ya han empezado: Alpina, por ejemplo, desde el mes de agosto se sumó al modelo de distribución en los barrios, equipando a su fuerza de ventas con moto furgones para así entregar sus productos puerta a puerta.

Por su parte, Femsa decidió apostarle duro a los canales tradicionales. A comienzos del año anunció que, en Colombia, abrirá entre 30 y 50 puntos de venta de su cadena de tiendas Oxxo. Un modelo de tiendas de abarrotes que ya cuenta con 6.000 establecimientos en Latinoamérica; se sitúa en los barrios, y que puede ofrecer sus productos al mismo precio de las grandes superficies – o incluso menor – gracias a que genera economías de escala.

Seguramente estas empresas, quienes han emprendido modelos de distribución diferentes, están tomando conciencia de lo que el mercado ya sabía desde hace mucho tiempo y cuya realidad ilustran mejor las estadísticas publicadas por Latin Panel: el 44% de las ventas de alimentos y bebidas se llevan a cabo en los canales tradicionales. Es decir, en las tiendas, en los barrios. Además, teniendo en cuenta que en el primer semestre de 2009 los hogares colombianos fueron 115 veces a comprar este tipo de productos a los puntos de venta, se puede decir que los compradores del país visitan las tiendas, al menos 50 veces en un semestre.

Lo que dejan entrever casos y análisis como estos es que el mercado local aún sigue presentando oportunidades importantes para la industria de alimentos. Oportunidades que no siempre están relacionadas con el lanzamiento de un producto nuevo, sino con una nueva forma de comercializarlo o de acercarlo al consumidor. Y está claro: esto es innovación. Cabe recordar que según la Organización para la Economía, la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), “la Innovación se refiere a la introducción de nuevos productos (ya sean bienes o servicios) o a su mejoramiento; también se refiere a nuevos procesos, formas de comercialización y mejoras organizacionales en las empresas”.

Pero en general, las fórmulas de innovación a las cuales pueden acceder las empresas son muy diversas: pueden estar relacionadas con un mercado objetivo, una oportunidad, una forma de distribución o el desarrollo de un producto único. Sin embargo, utilizando las palabras de Kensaku Konishi Presidente de Canon en la India “la discusión ya no está en decidir si entrar en la innovación o no, sino en cómo lograr los mejores resultados a fin de maximizar el beneficio para el negocio y para la sociedad”.

De ahí que para la industria de alimentos sea importante mirar hacia el mercado nacional como uno de los focos generadores de oportunidades de negocio, en el cual también se debe jugar con todas las fichas de la innovación. Sobre todo, cuando se compite contra las grandes empresas.