RECURSOS CREDITICIOS Y SISTEMAS DE INSPECCIóN PREOCUPAN A FENAVI

Gracias a su versatilidad y asequibilidad, el huevo podrá tener un buen desempeño en el 2009. La carne de pollo continuará liderando el consumo de proteína de origen animal. IAlimentos dialogó con Jorge Enrique Bedoya, Presidente Ejecutivo de FENAVI.

IAlimentos: ¿Cuál es la expectativa en ambos sectores

Jorge Bedoya: A la vuelta de 5 años se puede llegar a 34 kg de pollo per cápita y 340 huevos por habitante (208 actual). Para ello se deben conjugar tres factores: incrementar la frecuencia en el consumo, incrementar la decisión de compra por parte de los niños y las amas de casa y por supuesto seguir incentivando la versatilidad que tienen ambos productos a la hora de la preparación.

IA: ¿Cuál es la apuesta en innovación y otros mercados

Jorge Bedoya: El bajo ingreso per cápita de nuestro país nos restringe la producción de valor agregado destinado a la masificación en el mercado nacional. Sin embargo existe un gran potencial en generación de marca. Nosotros pregonamos la descomoditización del pollo y el huevo en Colombia, para que el consumidor tenga una mayor cercanía con las empresas y se generen criterios de diferenciación, además de sistemas de producción diferenciales como las aves en libre pastoreo o los huevos enriquecidos. En los últimos 2 años hemos avanzado en el desarrollo de una estrategia exportadora para atacar diferentes mercados, primero los regionales, pero que por sus características políticas son mercados que se abren y se cierran constantemente; y también mercados de largo plazo en otros países como: China, Rusia, Japón, Arabia Saudita, Egipto.

IA: ¿Cuál es la estrategia para afrontar el precio del maíz amarillo

Jorge Bedoya: Este año la situación es compleja por las preocupaciones fiscales del Ministerio de Hacienda. Colombia importa al año 3.200.000 toneladas de esta materia prima, y la cosecha nacional para nuestra industria son máximo 500.000, de tal manera que lo que buscamos es ganancia para todos: un costo más económico de la importación de materia prima, sin afectar la compra de la cosecha nacional y el ingreso del productor nacional de maíz. Necesitamos claridad y facilidad en las reglas de juego.

IA: ¿Cuáles son las oportunidades en los canales de distribución

Jorge Bedoya: Determinar si el mayorista o el comercializador termina siendo un aliado o no del productor, porque vemos que el esfuerzo que hace el productor no se ve reflejado en el consumidor y el precio que paga el consumidor no termina generándole un ingreso acorde con el esfuerzo al productor. De manera que hay un eslabón intermedio que se está quedando con parte de la rentabilidad y está limitando la llegada al consumidor. Creo, eso sí, que muchas compañías han sabido aprovechar estos canales, tanto de llegada directa al consumidor, como al mercado institucional que es muy importante para la industria.

IA: ¿Qué otras preocupaciones existen para el gremio

Jorge Bedoya: Nos preocupan los costos de los sistemas de inspección, vigilancia y control. Tal como está planteado por el Invima, los costos que tienen el decreto 1500 y sus implicaciones serían absolutamente excesivos para una industria que tiene que atender un mercado con bajo ingreso per cápita y no puede pensar en una transferencia del costo al consumidor. Adicionalmente nos preocupa la falta de recursos crediticios, tanto del Estado con tasas de interés subsidiadas y de la banca comercial en general sobre la generalidad del sector agropecuario colombiano. Resulta entonces contradictorio que, en materia de políticas públicas, por un lado se expida una gran cantidad de normatividad con costos e inversiones que son necesarias, pero por otro lado se limite la disponibilidad de recursos para que los empresarios del campo puedan corresponder con estas inversiones.