La degradación del aceite provoca que los productos finales tengan variación en el sabor y la apariencia. Seleccione las herramientas que mejoren el proceso y preserven la calidad.

Cuando se trata de frituras en panadería, la renovación del aceite se convierte en pieza clave para obtener un producto de calidad. De acuerdo con Andrés Puppato, asesor técnico de Dallas para Químicoplásticos.

En el sector panificador existen compañías que desarrollan productos que cuentan con frituras y requieren de un programa de purificación para que los productos no tengan una calidad diferente al primer día en que se empieza el proceso.

“El problema más grande que tiene el aceite es que sufre una degradación en todo el proceso de fritura, ya sea por hidrogenación u oxidación”, dice Puppato, y añade que las empresas deben implementar un proceso de purificación efectivo.

Dalsorb es un adsorbente para procesos de fritura industrial que mediante un sencillo proceso de filtración, controla la degradación del aceite comestible, resultante en los procesos de fritura industrial y de restaurantes. Con esto se disminuye su descarte continuo como un aporte al medio ambiente.

“Esta herramienta no solo ayuda a la reducción del aceite para economizar sino para mantener una calidad del producto”, concluye Puppato de Químicoplásticos.