Eat Just anunció sus intenciones de construir una nueva planta de carne cultivada para aumentar la producción a escala comercial.

Good Meat, el segmento de carne cultivada de Eat Just, anunció que firmó un acuerdo con la empresa de ingeniería de procesos biotecnológicos ABEC para construir 10 biorreactores de 250.000 litros para el cultivo de carne. Estos biorreactores serán los más grandes jamás construidos para el cultivo de células de aves o mamíferos, y serán instalados en una nueva planta que tendrá la capacidad de producir hasta 30 millones de libras de carne al año, según un comunicado de prensa de la compañía

Eat Just actualmente está buscando un sitio para esta instalación, que estará en los Estados Unidos. La compañía dijo que se seleccionará una ubicación en los próximos tres meses. Eat Just es la última compañía de carne basada en células en anunciar sus planes para una instalación a escala comercial en los Estados Unidos.

“Hemos aprendido que los consumidores quieren esto y estamos listos para dar el siguiente paso para que esto suceda a escala comercial. Estoy muy orgulloso de asociarme con el equipo de ABEC para hacer realidad esta instalación histórica”, dijo Josh Tetrick, cofundador y director ejecutivo de Eat Just.

Lea también: REAPERTURA DEL PUERTO DE SHANGHÁI CAUSA IMPACTO EN LA ECONOMÍA MUNDIAL

La decisión se ve impulsada, en parte, porque Eat Just no puede vender Good Meat a los consumidores estadounidenses. El gobierno de EE. UU. aún no tiene regulaciones para las instalaciones o los productos cárnicos a base de células, pero las empresas como Eat Just, que están trabajando con reguladores como USDA o la FDA, ahora pueden estar mucho más cerca de la aprobación cuando se emitan las políticas que regirán este mercado.

La decisión se toma también porque, de acuerdo a Eat Just, para que la carne cultivada pueda abrirse paso como un producto de consumo real y hacer una diferencia en lo que la gente compra, se deben construir instalaciones que produzcan carne a esta escala. Las asociaciones son clave para que las empresas en esta industria naciente puedan llegar a este punto.

“Aunque existen algunos desafíos técnicos, no hay ninguno que creamos que no pueda superarse”, dijo Scott Pickering, director ejecutivo y presidente de ABEC. “Estamos ejecutando un esfuerzo de desarrollo sistemático para abordar los desafíos y riesgos, como lo hemos hecho históricamente al brindar soluciones innovadoras a la fabricación biofarmacéutica”, concluyó.