Aproximadamente los brasileños consumen 12 gramos de sal per cápita al día, 7 gramos más de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En un acuerdo entre el Ministerio de Salud de Brasil y la industria alimenticia se llegó a la decisión de reducir el porcentaje de sodio en los alimentos, con el fin de mejorar la salud de las personas.

Los productos que reducirán su contenido de sodio son: las papas fritas, el pan francés, la masa para tortas y la mayonesa, entre otros. Según el Ministerio de Salud la metas es eliminar 1,600 toneladas de sodio en los alimentos que se produzcan hasta 2016.

Esta medida se presenta por el índice de personas con sobre peso en Brasil, cerca de la mitad de la población. También por evitar enfermedades producidas por el exceso de consumo de sal como: hipertensión y problemas cardiacos.

Foto tomada de: http://tinyurl.com/79cuquu