En la industria alimenticia, uno de los generadores de mayor rentabilidad para el sector, sin duda es la certificación, que se logra solo ofreciendo productos sanos e inocuos que llenen las expectativas del cliente.

Uno de los problemas que enfrentan las empresas en cuanto al desarrollo sostenible, es la falta de gestión en el área de calidad que permita competir en los mercados tanto nacionales como internacionales. Ceñirse a este estándar competitivo que la industria actual impone, exige un desempeño óptimo, que dinamice la búsqueda de la perfección en sus procesos, productos y servicios para una mayor satisfacción en los clientes.

La gestión en procesos de calidad dentro de las empresas, no solo ofrece mejoramiento interno en temas de indicadores, sino que también son claves para lograr un mejor posicionamiento dentro del mercado, ya que aumenta la competitividad al contar con estándares de calidad que se acoplan a la creciente demanda de los clientes, influyendo en estos positivamente a la hora de elegir un producto.

Uno de los certificadores destacados es AIB Internationa, compañía global reconocida por sus altos estándares de calidad en certificaciones dirigidas a la industria de alimentos y bebidas, con un enfoque a temas de inocuidad alimentaria y alimentos a base de granos.