Una de las situaciones más comunes al manipular alimentos es la contaminación cruzada que se da por la transferencia de agentes nocivos, hecho que puede resultar en graves consecuencias para la salud del consumidor. Le contamos las principales causas y cómo evitar sus riesgos asociados.

Son muchas las precauciones que se deben tomar en la industria de alimentos, especialmente cuando de manipular materias primas se refiere. Es por esto que la inocuidad alimentaria se ha vuelto un factor determinante para toda la cadena de producción. Sin embargo, existen situaciones en las que, por distintos motivos, no se llevan a cabo buenas prácticas para garantizar la inocuidad alimentaria, creando riesgos que incluso pueden afectar la salud de los consumidores.

Uno de los problemas más comunes es la contaminación cruzada, la cual se presenta cuando hay una transferencia de agentes contaminantes bacterias, virus o toxinas de un alimento o superficie a otro, ya sea por contacto directo o indirecto.

En el primer escenario, los microorganismos  se transfieren de un alimento que está contaminados a otro; mientras la indirecta se produce cuando los alimentos entran en contacto con otras superficies externas, como tablas, utensilios e incluso con las extremidades de la persona que manipula los alimentos.

También se denomina contaminación cruzada el contacto de alimentos que no son considerados peligrosos en general pero que pueden generar reacciones alérgicas en el consumidor, como en algunos casos la lactosa y el gluten.

Entre las causas más comunes de este fenómeno está el contacto no intencional entre alimentos cocinados y no cocinados o el contacto con utensilios de cocina que no están 100 % desinfectados, siendo origen de posibles enfermedades gastrointestinales ocasionadas por la presencia de bacterias o patógenos, los cuales pueden generar efectos parecidos al de la intoxicación por alergias, incluyendo inflamaciones en la piel o urticaria.

Estas son algunas acciones que se sugieren para prevenir la contaminación cruzada en la industria de alimentos:

  • Separar los alimentos crudos de los alimentos cocinados
  • Codificación por colores de utensilios y alimentos
  • Lavado de manos constante al momento de manipular alimentos
  • Higiene de utensilios y superficies en contacto con alimentos
  • Utilizar utensilios distintos para cada alimento
  • Desinfección de cocina de manera constante

Al momento de realizar la desinfección de utensilios y superficies en la industria es clave contar con un aliado que permita garantizar una completa limpieza, evitando todo tipo de contaminación. Elite Professional ofrece un completo portafolio en el que se destacan los paños MAXWIPE MAX 80, ideales para la limpieza de todo tipo de superficies y herramientas. Gracias a su fibra no tejida, de alto gramaje, fabricada a base de celulosa y polipropileno (papel y plástico), cuentan con alta capacidad de absorción y resistencia al contacto con solventes, grasas, químicos y otros líquidos, limpiando en poco tiempo y sin romperse.

Los MAXWIPE MAX 80 se encuentran disponibles en tres colores: azul, blanco y verde, y aunque ofrecen el mismo nivel de resistencia y absorción, permiten diferenciar las zonas de limpieza, lo que contribuye a garantizar el cumplimiento idóneo de los protocolos de limpieza y desinfección en cocinas, baños, plantas o instalaciones industriales.

Estos productos, de uso extendido, ideales para reemplazar trapos o estopas, que se reutilizan, siendo posibles vectores de contaminación, están orientados a ser una solución integral de higiene para la industria de alimentos y el sector Horeca, ya que facilitan la limpieza de maquinas y cualquier tipo de superficie lisa o rugosa que requiera ser desinfectada, sin arrojar pelusa, reduciendo al máximo residuos de material como ocurre con otros utensilios.


Si desea conocer más información sobre la línea MAXWIPE 80 u otros productos de Elite Professional, lo invitamos a que complete el formulario que podrá encontrar a continuación.